¿Cómo saben los consumidores que están recibiendo?

¿Cómo saben los consumidores que están recibiendo?” fue el lema del taller anual del ISO/COPOLCO.

El taller anual del Comité de ISO sobre política de los consumidores (ISO/COPOLCO), organizado por el Ministerio de Industria y Comercio en Nadi, Fiyi, trabajó con la consigna “¿Cómo saben los consumidores que están recibiendo?”. Más de 145 representantes de organizaciones de consumidores, autoridades públicas e industria de más de 20 países asistieron al workshop.

Durante el encuentro se discutió sobre cómo las normas internacionales y los buenos programas de vigilancia del mercado pueden proteger la salud y la seguridad de los consumidores, combatir el fraude y evitar las tergiversaciones de productos.

El comercio de productos falsificados está valorado en más de USD 500 mil millones al año, alrededor del 5% al 7% mundial. Es alimentado por el creciente volumen del intercambio, la falta de conciencia y de información de los consumidores, la participación del crimen organizado, la escasa e inconsistente aplicación de sanciones, la demanda de los consumidores y las presiones económicas impulsadas por los altos costos y la pobreza.

Los participantes destacaron que la cooperación internacional es esencial para luchar contra la falsificación y el fraude, pidieron mejorar las prácticas de protección de las fronteras, intercambiar información dentro y entre países, aumentar la concienciación de los consumidores, y ofrecer mayor transparencia y trazabilidad a lo largo de la cadena de suministro.

Guillermo Zucal, representante de IRAM en ISO/COPOLCO, sostuvo que en Argentina existen dos leyes que protegen a los consumidores: la Ley de Lealtad Comercial y la de Defensa del Consumidor, sumado a las autoridades nacionales y locales que vigilan el mercado. No obstante, destacó que los consumidores no están exentos de controlar lo que sucede. Agregó que también existen regulaciones específicas para algunos productos de consumo (eléctricos, alimentos, medicamentos y sanitarios), reforzadas con los esquemas de certificación obligatoria introducidos a partir de 1998 donde los organismos de certificación acreditados juegan un rol sumamente importante.

ISO, a través de sus normas, pueden armonizar estos esfuerzos difundiendo mejores prácticas y promoviendo la confianza de los consumidores. Ha publicado la norma ISO 12931:2012, Criterios de rendimiento para las soluciones de autenticación que se utilizan para combatir la falsificación de los bienes materiales que ayuda a las organizaciones a validar la autenticidad de los bienes materiales. Actualmente, ISO se encuentra trabajando en dos normas que contemplan un sistema de gestión de la seguridad para las contramedidas de fraude y los controles, y un método de lucha contra la falsificación mediante el seguimiento y localización utilizando un identificador único de numeración.

Guillermo Zucal, Coordinador Comité IRAM del consumidor
Fuente: www.iso.org
Traducción al español: Secretaría Ejecutiva de COPANT

Comentar

*